EL IFHIM

El IFHIM ofrece a aquellos y aquellas que se inscriben en inmersión intensiva la posibilidad de caminar en el proceso de formación humana integral. Este proceso favorece las interacciones significativas con el equipo responsable de la formación y los diversos participantes en este año de inmersión. Estas interacciones permiten a la persona inscrita en este programa de desarrollo, en función del grado de compromiso que ella aporta, las toma de conciencia sobre la representación de la identidad de sí en relación con el sentido que da a su vida.

Folleto de informaciones

Descargar el folleto

El registro en línea - francés (INMERSIÓN INTENSIVA)

Este proceso invita, según la actualización de las fuerzas vitales humanas, a seguir en su desarrollo la misma secuencia que las etapas observadas en el desarrollo humano. En otras palabras, le permite a cada uno de diferenciar la representación de quién es en las diversas facetas de su identidad. En esta manera de vivir su cuerpo, la persona aprende a repartir sus energías y la gestión de su tiempo según las prioridades derivadas del sentido que ha decido de dar a su vida. Así, en sus maneras de asumir sus responsabilidades, puede tomar una mejor consciencia de sus diversas maneras de ejecutar su trabajo. Apoyada sobre sus descubrimientos, se da cuenta de cómo sus habilidades, sus aptitudes y sus valores sostienen el aporte de su contribución.

Ser más consciente de su propia individualidad, le permite representarse en su feminidad o su masculinidad, su maternidad o su paternidad física o psíquica o ambas y por lo tanto, se representa también al otro de manera más diferenciada en ese mismo terreno. Así, en sus interacciones en sus grupos o con las personas, ella aprende a ver cómo interviene de manera adecuada, teniendo en cuenta el sentido que da a su vida, de las personas implicadas y del contexto en el que ella opera. Ella camina por esta representación psíquica de sí hacia la conquista progresiva de una libertad interior, donde crece la fuerza vital del amor.

El aprendizaje a comprometerse socialmente en proyectos colectivos en vista de una apertura a la persona y al medio, más allá de las diferencias de todo tipo, constituya un polo central en la formación. El camino está diseñado para que surjan artesanos y artesanas de paz que se comprometan en los diversos medios e incluso en el corazón de situaciones de conflicto. Este caminar tiene por objeto el permitir a la persona comprometerse con más calidad en su familia, su comunidad, un grupo, la sociedad incluso más allá de las fronteras de su región y de su país.

En una alianza vivida en mutualidad con aquellos y aquellas que colaboran en su formación, la persona se representa cómo su contribución aportada al medio y a los otros se inspira en el desafío logrado en la etapa de la vida que ella atraviesa. Este caminar se opera en las condiciones de vida creadas para favorecer las interacciones significativas con un medio enriquecido del aporte cultural de participantes provenientes de varios continentes y del equipo responsable de esta formación. Al mismo tiempo que se favorece la actualización de fuerzas vitales humanas, la formación permite igualmente la toma de conciencia de las contra-fuerzas en vista de una toma de posición frente a las mismas y de un compromiso con la apertura al otro y libertad interior.

PROGRAMA DE FORMACIÓN EN INMERSIÓN INTENSIVA

El IFHIM ofrece un programa de formación en Inmersión intensiva a las personas de diferentes continentes que se comprometen en un proceso de calificación de su apertura a sí mismos y a los otros, calificar sus intervenciones en el servicio que les corresponde. De diferentes nacionalidades, los participantes en este programa viven una experiencia internacional y multicultural que puede contribuir a una transformación a la vez personal y social.

En el momento del Seminario Internacional de 1982, el IFHIM hizo una opción preferencial por los países con grandes desafíos. Concretamente, hizo la elección de favorecer la venida y la formación de multiplicadores y multiplicadoras autóctonas provenientes de los cinco continentes que alcanzaba a más de 90 países.

Este programa de formación en Inmersión es ante todo un proceso de formación basado en la disciplina de la psicoeducación, conceptualizada por Jeannine Guindon, Ph.D. Este proceso propone una formación humana integral por la actualización de las fuerzas vitales humanas cuya conceptualización teórica y clínica es enriquecida por el aporte específico de Jeannine Guindon y Marie-Marcelle Desmarais asì como por la participación de los miembros del equipo del Instituto de formación humana integral de Montreal.

Se trata de un programa que favorece la conquista progresiva de la libertad interior, de una autonomía psíquica. ¿En vista de qué? Para vivir un compromiso cada vez más verdadero. Para acceder a un amor de reciprocidad (cooperación – colaboración), de gratuidad y universal dónde uno viene a descubrir al otro como persona, no como un objeto, reconociendo sus fuerzas, a pesar de sus limitaciones, más allá de las diferencias muy a menudo fuentes de división. Este proceso favorece las interacciones significativas entre las personas. Es un camino privilegiado para la formación de constructores y artesanos de la paz.El programa de inmersión intensiva propone tres etapas de formación, una etapa por año. Existen requisitos para la admisión a cada uno de estas etapas. Pero no es obligatorio de participar en los tres años de formación para inscribirse en el programa de inmersión.